TEL 985 296 154
Plataforma Educamos

Aviso importante: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje. Más info

Aceptar

Crónica de una fiesta anunciada

El día amaneció lluvioso, gris, desapacible. Un típico día invernal del norte español. Era preciso hacer acopio de energía para afrontar la jornada festiva que teníamos por delante. De ahí que los más madrugadores, ESO y Bachillerato, se decantaran por compartir mesa y mantel en sendos desayunos por clase. En 1º ESO quisieron demostrar que también se pueden hacer buenas obras culinarias, incluso sin fogones. Su concursillo masterchefero los llevó a crear verdaderas maravillas.

Con la llegada de Primaria e Infantil la fiesta tomó un tono más solemne. La eucaristía. Y es que toda fiesta que se precie ha de tener mesa y misa (el orden de factores no altera el producto). Era preciso volver nuestros ojos a Dios, sentir su presencia en medio de nosotros. Todo el colegio se reunió en el polideportivo  para hacer familia teresiana, para hacer patente que la obra que S. Enrique inició a finales del siglo XIX sigue viva. Allí estábamos alumnos, profesores, PAS y familias. Chema, en su homilía, nos recordó la necesidad de ser cristianos de verdad, comprometidos y, al ejemplo de S. Enrique, ofrecer nuestras manos para ayudarnos unos a otros. La celebración tuvo dos momentos emotivos: el primero, la entrega de la medalla por parte de los alumnos de 2º de Bachillerato a los infantes de 5 años; el segundo, la colocación del pink a los alumnos de 3º de Primaria.

Tras la misa, nuevo avituallamiento. Había que evitar que la inanición hiciese acto de presencia. Se pasó al reparto del bollu preñáu (a cada cosa hay que llamarla por su nombre) y el donut (que como siempre viene con su inconfundible agujero central). Ambos alimentos complementados por la parte líquida: agua o zumo (hay que licuar las grasas).

Tras ese reparto, que tuvo lugar en los respectivos porches de Primaria y Secundaria, el poli se volvió a llenar para presenciar un partido que se ha convertido en un clásico. Primaria hizo frente a los disfrazados de 2º de Bachillerato. La victoria, a decir de los que por allí pasaron, fue para los primarios, que salieron a presionar en tromba. Bueno, para ser exactos, en masa. A destacar la actuación del señor colegiado, quien con un arbitraje innovador, interactuó muy bien con el juego de ambos equipos. Mientras esto sucedía en el interior, en el exterior, o sea, en los porches, parte del alumnado de Secundaria jugaba a juegos de mesa.

A las 12:45 el alumnado de Primaria se retiró. ¿A dónde? Con el día que llevábamos la respuesta es evidente: a comer. Mientras tanto, el poli sufría una tercera transformación y se convertía en ese momento en una pista de baloncesto. El clásico del baloncesto español volvía a nuestra cancha tras varios años de ausencia. Los profesores y los alumnos de Secundaria pugnaban por introducir el esférico elemento por un aro colocado a una cierta altura. El partido fue muy bonito, precioso, espectacular. Hubo buenas jugadas y excelentes canastas por ambos lados. Ahora bien, que nadie pregunte por el resultado, porque eso era lo de menos. Además, ni el que escribe, ni los que jugaron, ni los espectadores, ni los voceros que nos retransmitieron en directo el partido, es decir, nadie se pone de acuerdo.

Tras el partido un poco de música para finalizar la mañana. Ambiente discotequero, baile, canciones dedicadas y buen humor. Y es que cuando la música la pone el que entiende…

Pero no se crean ustedes que solo los mayores disfrutaron de actividades. Los alumnos de Infantil y 1º y 2º de Primaria, tras la colocación de los pinks dejaron la celebración eucarística y se fueron a disfrutar de PINTA CARAS. Posteriormente, los de Infantil jugaron al TREN DE LA BRUJA.

La tarde trajo actividades varias para los más pequeños. Los infantes demostraron sus habilidades en la cocina con la actividad Enrique’s chef; en 1º y 2º de Primaria jugaron con la familia teresiana; y la muchachada desde 3º a 6º se fueron al cine con Enrique. Algunos hasta con palomitas y todo. Si el día empezó con comida, debía cerrarse con comida. La fiesta siempre es más fiesta con el estómago lleno.

En fin, por cuestiones del calendario celebramos San Enrique un día antes de lo que marca el santoral. Pero es el día 27 de enero aquel en que las campanas tañen con fuerza para la familia teresiana de Enrique de Ossó y, especialmente, para las hermanas de la Compañía Santa Teresa de Jesús. Para ellas en especial, y para todos los que nos sentimos miembros de esta parentela: ¡Felicidades!

TODO POR JESÚS

 


 

EN TWITTER

RECORTES DE PRENSA

Nuestro alumno, Mateo Lagar Bada, entre las mejores notas de la EBAU

21-06-2022
Nuestro alumno, Mateo Lagar Bada, entre las mejores notas de la EBAU

Podéis acceder a la noticia entera en este enlace Hay otro artículo en este otro enlace   Leer más....

 

 

Avisos

Proceso de Admisión: Curso 2022-2023

25-04-2022

A continuación podéis descargar toda la información del Proceso de Admisión 2022-2023: pincha aquí. Publicación de... Leer más...

Campus de Verano 2022. Edición Septiembre

29-04-2021

Estimadas familias, Nos alegra anunciaros que tendremos una nueva edición de nuestro campus de verano.... Leer más...

Matrícula Bachillerato Dual 2021-2022

16-04-2021

Abierto el plazo de matrícula para Bachillerato Dual 2021-2022 hasta el 30 de junio. Leer más...

Regístrate como antigua/o alumna/o

28-01-2016

Ver a pantalla completa Leer más...

PLATAFORMA DIGITAL - INTRANET EDUCAMOS

07-02-2011

Explicamos a continuación algunos detalles a tener en cuenta acerca de la plataforma digital EDUCAMOS.... Leer más...

REUTILIZAMOS portátiles, monitores planos y ratones.

07-02-2011

Una forma más de colaborar con el colegio es aportando portátiles, monitores planos o ratones... Leer más...

TOP